28 feb. 2011

MMEI

Artista, tú que sabes dibujar tu tristeza
dejando un rastro gris sobre el papel.
Dibuja también la alegría aún sin cambiar el color.
Lo que hace bello a un paisaje
son los ojos que lo ven,
el corazón que lo admira
y la memoria que no lo olvida.

Artista, no importa que haya sombras
pues la luz las concibió.
Su destreza en el dibujo
nació de una imperfección.

Tu lápiz no se detiene
¿Por qué haz de hacerlo tú?
La hoja manchada de blanco
dejó de ser un terror
donde mil trazos definen
lo que hay en tu imaginación.