30 jun. 2010

En Silencio Y Casto

Se acaba el tiempo,
se agota este placer casi sagrado de tocarte,
mis ansias se alimentan de tus interminables "¡No!"
y un delirio se apodera de mi mente
y veo tu imagen en todas partes.

¿Puede compararse acaso, el cuerpo de una simple mortal con el de la hija de una diosa?

Espero en silencio y casto
el llamado de tu lujuria,
el día en que nuestros fuegos se unan
bajo una avalancha de besos y caricias
y ríos de sudor y fluidos aromaticen el lugar.

Quiero ver en tus ojos la mirada obsesiva,
sentir en tus manos las garras feroces
y provocar en tu cuerpo el rugir de los volcanes,
la furia del océano,
el big ban de un nuevo renacer.

Damian Blanco

26 jun. 2010

A Laura

¿Entiendes?
No pretendo que lo hagas.
Sólo Dios y yo tenemos el poder para hacerlo.
Entiendo...
tus gestos, tus dudas, tus anhelos.
Los siento y siento
no poder complacerte,
complacerme, levantarme
y camino sin mirar a los lados,
lento, cabizbajo por el sendero largo.
No aspiro a llegar rápido,
sólo estar en la meta en el momento indicado.

Este proceso lleva mucho tiempo
e irónicamente no he tenido tiempo
para desgastarlo, terminarlo.
Se lo estoy dando,
para ver si pronto
encuentro o creo
plenamente
que el fundamento
que necesito
es Jesucristo.

Blanco.

Blanca las nubes que cubren el sol,
blanca la luz que se cuela hasta aquí,
blanco el tiempo que se va sin saber que decir
dejando un rastro blanco en la hoja,
reflejo de mi mente en blanco.

Blancas las alas de los ángeles que te cuidan,
blanca tu sonrisa, blanco tu silencio,
blanca tu alma,
blanco el destello de tu mirada.

Blanca la sinceridad
embriagada de vino blanco
mientras el titilar de las blancas estrellas
dibujan perlas blancas sobre el mar.

Blanca la rosa que acompaña esta nota,
blanca la intensión conteida en ella,
blanca la historia que se empieza a construir.

Sé Que Estas Ahí...

A mi amiga María Fernanda Sagbini

Supe que estuviste por aquí,
que empujaste tu cuerpo hasta mí.
Supe que preguntaste por mi vida
y que el perfume de tu cuerpo impregnó el lugar
de un aroma singular.
Supe que fue hace tiempo ya
y no tuve que pensar mucho para saber que eras tú.
Supe que te fuiste porque no estaba,
que quizás mañana hasta ti llegara pero no fue así.
Deduzco que trajiste una sonrisa en tu rostro
y un cigarrillo en tu bolso.
Yo, vagabundo solitario buscando libros para leer
no pude leer en tus labios
el fantástico "hola" y el penoso "adiós".

Pero sé que estas ahí...
Sabes que estoy aquí...
Mi mente algunas veces se acuerda de ti,
te imagina igual que yo
vagabunda y solitaria buscando libros para leer
quizás y a pesar de ser igual,
esa sea la razón por la cual no nos encontramos.

21 jun. 2010

Petición

¿Y entonces qué Dios?
¿Mi sufrimiento no vale?
¿Esto es el fruto de mi cosecha?
¿Será esto lo que merezco?
Entonces para qué pasan las cosas,
si yo creo que al pasar es porque traen algo bueno,
pero cada cosa que descubro aumenta esta trsiteza
y a veces no aguanto ¿sabes?

¿Por qué tengo que alejarme de lo que amo para estar "bien"?
¿Por qué cada situación o persona que elijo suele volverse en mi contra?
¡Dame un respiro!
Pero uno que dure...
Devuélveme algo de lo que me has quitado,
sólo una y te juro que me quedo quieto.
Podría soportarlo todo pero no así... (sin ella)
¡Esto no es vida!

Por más que trato de darle sentido,
por más que quiero tomar rumbo
no encuentro el camino,
la vista se me nubla con mis propias lagrimas
y las piernas me tiemblan, ya no tengo fuerzas.

Esto es pura inercia,
es saber que me toca vivir porque amanecí despierto.

7 jun. 2010

No vuelve.

Que no vuelve, fue lo último que le escuché decir,
sentí tanto dolor que tuve miedo de no aguantar.
Mi lado más temible, el que no quiero salió a relucir
bloqueando todo aquello que queda después de amar.

Que no vuelve me dijo y yo le dije: lo sé
y un comentario tonto acompañó mi respuesta
pero más tonta la razón por la cual se fue
y yo aún mas tonto por quererla de vuelta.

Vaga Ilusión Esperanzada

"La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión
" Sonatina_Maestro Darío

Aún suelo pensarte hasta cinco veces antes de dormir
o cuando en las madrugadas el insomnio llega.
Ya no te recuerdo de la misma forma que ayer
pero aún retienes el encanto que me hizo quererte antaño.

Mis sueños tienen esa vaga ilusión esperanzada
de unos ojos que se buscan y al encontrarse suspiran,
de una risa manifiesta, símbolo de la dicha,
de unos besos que aplacan la prolongada ausencia.

Ya no suelo sonreir al despertar,
en su reemplazo una mueca seria,
una mirada perdida hacia lo alto
y un deseo imperante de triunfar.

El día se me ha vuelto la siguiente función:
Una angustia con cara de anorexia,
unas intermitentes ganas de llorar,
un orgullo que terco se impone a mi pasión
y una constante e inquieta espera de ti.